Cambios en el Embarazo PRIMER TRIMESTRE

Embarazo primer semestre

7 de agosto de 2020

El embarazo es uno de los momentos más importantes en la vida de las mujeres y a partir de la fecundación el cuerpo y la mente empiezan a presentar cambios que pueden ser más o menos notorios dependiendo de cada mujer.

 En esta ocasión abordaremos los cambios que ocurren durante el primer trimestre, ya que varían dependiendo del trimestre de gestación.

 En esta etapa se observan cambios en la energía de la mujer, ya que la mayoría de las veces estas se encuentran muy somnolientas y cansadas, por lo que duermen más de lo habitual. No te preocupes si esto te sucede, ya que es normal y veras que en el transcurso de las semanas tu energía volverá a ser la de antes.

 Por otra parte, es muy común evidenciar las molestias gastrointestinales como las nauseas y los vómitos, esto se debe a los cambios hormonales que se están dando en tu cuerpo.

 De igual manera, veremos cambios en los pechos, pueden colocarse muy sensibles, grandes, calientes debido a la mayor irrigación sanguínea, la cual nos prepara para la futura lactancia. También la areola (la zona que rodea el pezón) se va a oscurecer y en algunos casos aumenta de tamaño, debajo de esta aparecerán unos pequeños nódulos semejantes al tamaño de un arroz, estas son glándulas sebáceas hipertrofiadas, que le darán lubricación a esta zona.

 En esta primera etapa también pueden presentarse los mareos, lo cual se debe a un descenso de la presión arterial causado por los cambios hormonales.

 Puede haber aversión a determinados olores y sabores, causado una vez más por un tema hormonal, por lo que tendrás que evitar lo que lo provoque, afortunadamente se te pasara en el segundo trimestre del embarazo.

 También debido a las hormonas puede que ciertas mujeres presenten cambios bruscos de humor, pasando del llanto a la alegría con facilidad y mostrando una sensibilidad exagerada.

 Finalmente, en algunas mujeres puede haber un exceso de salivación, también de causa hormonal, sin embargo en uno que otro caso puede ser necesario consultar con tu matrona o gineco-obstetra.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *